Tagged: plataforma defensem port vell

Breve resumen de la reunión con Antoni Vives

El pasado miércoles 5 de diciembre la Plataforma Defensem el Port Vell se reunió con el Regidor d’Hàbitat Urbà i vicepresidente del Port de Barcelona, Antoni Vives, meses después de la primera solicitud de reunión.

Vives

La voluntad de la PDVPV en esta reunión era exponer de nuevo los motivos de oposión a la reforma que son públicos y se han manifestado en reiteradas ocasiones, y a su vez, encarar la reunión desde una perspectiva propositva que pudiera introducir otros enfoques de carácter ciudadano y democrático en las transformaciones del puerto ciudadano. Así pues, se expusieron los motivos de desacuerdo con la actual reforma y se puso encima de la mesa la necesidad de elaborar un plan de ordenación de las marinas deportivas existentes en Barcelona, así como la urgencia de abordar la cuestión de la gestión del puerto-ciudad, ahora mismo en manos de la APB.

El Regidor de Hàbitat Urbà, sin embargo, se centró en repasar el proceso de modificación de la concesión con la que cuenta actualmente Salamanca Capital (promotora, junto con la APB de la reforma), un proceso que se inició en junio de 2010, cuando el gobierno de la Generalitat estaba gobernado por el tripartito. Los motivos alegados para tirar adelante con esta reforma fueron de carácter económico, ya que, según el Regidor, con la reforma se abriría la puerta a una mixticidad de usos económicos de esa zona de la ciudad. a este respecto, el clúster naútico y la segunda reforma de la Nova Bocana, así como la del Moll dels Pescadors jugarían un papel importante. No obstante, el clúster a día de hoy aun no está constituído. Desde este clúter se deberían articular las propuestas formativas en relación a las necesidades de los supuestos puestos de trabajo que se generarían debido a la reforma del Port Vell. A esto se le objetó que gran parte de esta supuesta “nueva oferta” formativa estaría articulada en torno al Consorci el Far, institución actualmente totalmente inactiva a este respecto. Por otro lado, las expectativas respecto a la generación de empleo y riqueza en Marina 92 no se corresponden con la forma de trabajo, los contratos y los servicios que actualmente ofrece esa empresa.

En lo que se refiere a aspectos concretos de la reforma del Port Vell, se hizo hincapié en el sinsentido que supone la valla prevista para el Moll d’Espanya, así como cerrar el espacio al acceso público. Los argumentos del Regidor a este respecto fueron preocupantes, ya que afirmó que al ser una empresa privada la promotora no se puede intervenir. La PDPV le recordó que se trata de terreno de dominio público, y que el ayuntamiento está presente en los órganos de decisión de la APB, por lo que estos criterios en la concesión podrían modificarse.
En lo que respecta a la participación y el acceso a la información pública quedó claro que la ideas de “democracia” y de “información pública” de ambos sectores son irreconciliables. Sobre la creación de una comisión de seguimiento del proyecto, si éste llegara a aprobarse en el pleno del Ayuntamiento se afirmó que sería a nivel de Distrito y abierta a los agentes interesados.

También se comprometió ha facilitar la concesión originaria que permite a Marina Port Vell la explotación de los terrenos, concesión que ha sido solicitada en ocho ocasiones a la APB sin éxito.

Por último, quedaron abiertos los interrrogantes de cómo se paliarían los efectos negativos sobre la Barceloneta y los barrios conlindantes.

La PDPV pretendía poner encima de la mesa el debate sobre las transformaciones del puerto ciudad para poder abrir vías de trabajo que incluyeran perspectivas no basadas meramente en el beneficio económico de las empresas concesionarias, sino de la ciudad, y orientadas al uso ciudadano; pero en este sentido, la reunión resultó infructuosa.

La solicitud de moratoria de las obras no fue tratada en la reunión, sin embargo, el avance de las obras, mientras que la aprobación del Pla Especial del Port Vell se ha postergado hasta febrero hacen de la moratoria una medida de urgencia. A pesar de que no se ha iniciado la Fase correspondiente al Pla Especial del Port Vell, el avance de las obras y medidas adoptadas muestran cómo se pretende tener todo listo para el momento en el que el ayuntamiento dé luz verde al Pla Especial. Más allá de las valoraciones legales, resulta necesario hacer una valoración sobre la salud democrática del proceso.