Tagged: democracia

La aprobación de la marina de lujo entra en su cuenta atrás

Artículo publicado en el diario El Pais (en pdf aquí)

CiU intenta convencer al PP para que el proyecto se apruebe este año

Protesta contra la construcción de la marina de lujo en el Port Vell. / CARLES RIBAS

Las conversaciones entre CiU y PP pueden estar rotas en lo que a los Presupuestos de Barcelona respecta. Pero hay un tema que los sienta a la mesa: el plan urbanístico que convertirá a la marina del Port Vell en un espacio orientado a megayates. Hoy el Gobierno local, muy especialmente el tercer teniente de alcalde Antoni Vives, intentará convencer al grupo liderado por Alberto Fernández Díaz de que el plan urbanístico especial se apruebe definitivamente en la Comisión de Hábitat Urbá de este miércoles y evitar aplazarlo hasta enero.

En los últimos meses los populares se han mostrado especialmente duros con la gestión del alcalde Xavier Trias, pero no pueden traicionar su ADN y esquivar las presiones empresariales que reciben. Barcelona también quiere evitar una aprobación del plan por silencio administrativo. La iniciativa privada del grupo inglés Salamanca enfrenta a los vecinos con CiU y el Puerto de Barcelona. Estas son las claves para entender el polémico proyecto y que muchos ven como el paradigma en el cambio de modelo de ciudad.

La valla indeseada. Los opositores aseguran que la marina de lujo implica una privatización del espacio público. La realidad es que desde 1992 la zona ya está bajo una concesión, pero ahora se extiendería a los muelles d’Espanya y dels Pescadors.

Trias quiere evitar que la reforma avance por silencio administrativo

Inicialmente, la empresa Marina Port Vell era propiedad de Global Vía (conformada por FCC y Caja Madrid), Nyesa Valores Corporación y el Puerto. Tenía los derechos de explotación hasta 2021. En julio de 2010, la empresa y su concesión pasaron a manos de Salamanca Capital, en una operación de 30 millones de euros. La idea de los nuevos propietarios es convertir la marina en una de las más lujosas del Mediterráneo, con sitio para 167 embarcaciones de gran y mediana eslora —más de 24 metros— y con servicios especiales como un spapara los tripulantes. Puertos del Estado ya amplió la concesión hasta 2036, por considerar “excepcional” la inversión de 26 millones de euros que promete Salamanca.

La propuesta inicial era mucho más ambiciosa que la que se debatirá. Del proyecto cayeron, debido a las alegaciones de vecinos y partidos, una gran muro de vidrio o un restaurante de cinco estrellas. La Plataforma en Defensa del Port Vell, que agrupa a los opositores, alega que la iniciativa implicará instalar una valla en el Moll d’Espanya, similar a la que ahora hay en el paseo Joan de Borbó, lo que privatiza un espacio de paseo. Los grandes yates y los edificios además limitarían la visión de la lámina de agua.

En el momento del traspaso de la concesión, el actual edil del PSC Jordi Wiliam Carnes formaba parte del Consejo de Administración del Puerto, presidido entonces por Jordi Valls. Allí también tenía asiento el alcalde del Prat de Llobregat (ICV-EUiA), Lluís Tejedor, quien todavía participa. Ambos partidos han sido críticos con el proyecto.

Impacto económico. El Consistorio insiste en las ventajas económicas para la ciudad. Solo hay 3.064 embarcaciones que superen los 24 metros de eslora en el mundo. Ese es el selecto grupo al que la marina busca atraer, según una memoria económica encargada por los promotores. La idea es que estos barcos utilicen servicios de reparación como los que ofrece la empresa Marina92, que junto con el puerto deportivo y otras organizaciones conforman el cluster náutico. Se calcula que la actividad de la marina le inyectarían a la ciudad 100 millones de euros anuales. Este mismo informe dice que los barcos de gran eslora tienen una media de 25 tripulantes, que ganan 4.000 euros al mes de promedio.

Los vecinos no se lo creen. Temen que la marina termine por encarecer los alquileres en la Barceloneta y el desplazamiento del comercio tradicional. Ponen como ejemplo el caso del hotel W, que se vendió como una gran oportunidad. El hotel insiste en que 130 de sus empleados viven en código postal 08003, el de la Barceloneta y barrios adyacentes. Este distrito postal también alberga al Born, donde sí viven muchos de los trabajadores del hotel.

Las formas. La manera como el Ayuntamiento, el Puerto y el propio inversor han actuado este año han levantado ampollas en los vecinos y la oposición. En primer lugar, el proyecto fue presentado en público en la feria de yates de Mónaco en 2010, antes que en Barcelona. Martín Bellamy, director general de Salamanca, lo daba por hecho. En septiembre de este año, el mismo Vives fue al Principado monegasco y se refirió a Barcelona como “un sitio en el que se pueda juntar la riqueza de la cultura y la cultura de la riqueza”. Además dijo que las obras ya se estaban haciendo, algo que aquí se niega. A pesar de que han habido tres periodos de exposición pública —uno de ellos instado por Iniciativa— los vecinos aseguran que no han podido acceder a ciertos documentos. El PP salvó a CiU de tener que hacer una consulta ciudadana.

Modelo de ciudad. Hábitat Urbá tiene un mantra que resume el modelo de ciudad que propone CiU: Barrios productivos a velocidad humana dentro de una ciudad hiperconectada y con cero emisiones contaminantes. “El principal problema de esta teoría es su incapacidad de encajar prácticas en las que se está volcando el Ayuntamiento”, opina el arquitecto y columnista David Bravo. “¿Cómo pueden hacerse barrios productivos a base de megayates?, ¿Cómo se consiguen esas cero emisiones abriendo puertas a grandes barcos? ¿Cómo se habla de hiperconexión cuando se incumplen los principios más básicos de transparencia en la información pública?”.

¿Interés público o privado?

La oposición a la reforma del Port Vell es una apuesta por un puerto ciudadano. El carácter portuario constituye un elemento básico del código genético de Barcelona. Tras las experiencias a lo largo de casi 25 años de gestión del Port Vell por parte de la Autoridad Portuaria —World Trade Center, Hotel W, por ejemplo—, ha llegado la hora de devolver a la ciudad lo que ella misma ha creado con sus impuestos y su trabajo a lo largo de los siglos: el puerto viejo. La defensa del puerto ciudadano significa democratizar su gestión y buscar el punto de equilibrio entre el disfrute y usos ciudadanos —ahora seriamente amenazados— y la rentabilidad económica.

El de los megayates es un fenómeno reciente que plantea una nueva problemática a las infraestructuras portuarias. La solución no puede abordarse desde la óptica tradicional de las “marinas deportivas”, sino desde el punto de vista de las embarcaciones mercantes tradicionales, a las que grandes yates se asemejan por sus dimensiones y necesidades logísticas. No se trata de estos barcos atraquen en sitios remotos, pero tampoco permitir que se apropien en exclusiva del corazón de la ciudad. Hoy en día ya atracan megayates en el Port Vell, hecho que hace incomprensible que ahora se plantee construir una valla en el Moll d’Espanya para salvaguardar la privacidad y seguridad de sus tripulantes. Una barrera que privatizará un espacio que es de dominio público.

El seguro aumento del precio de la vivienda y la erosión del comercio de barrio abre el interrogante de a quién beneficia la marina de lujo. A ello se suma la opacidad y falta de acceso a la información pública que ha acompañado el proceso. Todo ello hace necesaria una reflexión y cambio de rumbo a la hora de intervenir sobre el puerto-ciudad, recuperando para los barceloneses un espacio que es parte de su esencia y que puede determinar su futuro. Aquí nos jugamos una disyuntiva sobre la ciudad: interés privado o interés público.

Defensem el Port Vell es una plataforma ciudadana que aglutina vecinos y entidades

Crear riqueza y trabajo

El Gobierno de la ciudad de Barcelona tiene dos grandes prioridades: incentivar la actividad económica y garantizar la calidad de la vida de sus vecinos. Dicho sin rodeos: crear puestos de trabajo y riqueza para el bienestar de nuestros ciudadanos. Y estos objetivos son posibles gracias a inversiones como las que nos plantea la renovación de la marina del Port Vell y la posibilidad estratégica que se nos abre como ciudad de consolidar un clúster náutico en el Puerto de Barcelona.

Creemos, sin duda, que el clúster náutico es un gran proyecto industrial vinculado al mar que abre nuevas oportunidades de negocio para las empresas del sector, crea puestos de trabajo en la Barceloneta, genera residentes locales, dinamiza el comercio y los servicios de la zona, fomenta la mixticidad de usos y parar la presión turística que vive el barrio introduciendo una nueva actividad económica.

Para esta apuesta estratégica es clave la formación y el compromiso de transformar el Consorcio el Far es una escuela de formación profesional adaptada a las necesidades actuales del Puerto, que ligue con la oferta formativa reglada que se ofrece en los centros del barrio.

También es fundamental garantizar que no se pierda la calidad del espacio público existente. El Ayuntamiento será el garante de que la transformación del Port Vell preserve nuestro paisaje y entorno urbanístico y sea un paso más en la apertura de la ciudad al mar iniciada con el Puerto Olímpico, el Maremàgnum, el World Trade Center o más recientemente con la Nueva Bocana donde se ubica el hotel W.

Somos una ciudad atractiva y el Gobierno ha aprovechado para aprovechar las oportunidades que eso comporta. Es nuestra responsabilidad, convertir estas oportunidades en bienestar y riqueza para el territorio y, sobre todo, para la gente.

Antoni Vives, tercer teniente de alcalde de Barcelona.

Anuncis

Processos de participació democràtica al Port Vell

La plataforma Defensem el Port Vell manifesta la seva satisfacció en veure que la ex-Regidora de Ciutat Vella Itziar González es fa ecco en una entrevista que publica avui El Pais d’una exigència que la plataforma porta reivindicant des dels inicis de la protesta: l’establiment i activació de mecanismes democràtics de participació respecte a la reforma del Port Vell.

Donada l’opacitat que ha embolicat aquesta reforma des dels seus inicis, la qual si no fora per la denúncia veïnal, no hagués sortit a la llum pública, es considera necessari esclarir a quins interessos respon aquesta reforma, així com que els ciutadans de Barcelona decideixin si aquest és el tipus de projecte que l’Autoritat Portuària ha d’impulsar en un moment de crisi com aquest en terrenys de port-ciutat.

L’activació de mecanismes de participació com pot ser una consulta són en un moment de crisi i desafecció política com l’actual de rellevància per reestablir (la confiança en) la democràcia. Des de la plataforma es considera necessari que es pregunti als veïns de Barcelona sobre la reforma, i s’activin mecanismes de participació que vagin més enllà de la formalitat de formular al·legacions, ja que en cap de les dues ocasions en les quals han presentat al·legacions al port sobre aquest projecte s’ha rebut resposta.

Una consulta sobre la reforma del Port Vell hauria de dur-se a terme amb urgència, ja que les obres del projecte han començat, malgrat no tenir encara l’aprovació municipal (i ho van fer prèviament a l’aprovació formal de la APB). Els arguments “oficials” s’escuden que es tracta d’obra de manteniment, mentre el mateix projecte les inclou en les Fases 1 i 2. Al mateix temps, es tractaria d’un “manteniment” que permet la concessió que té Marina Port Vell SA del terreny, però la concessió no ha estat atorgat en cap de les cinc ocasions en què s’ha sol·licitat a la APB.

La plataforma insta a J. Portabella, resta de partits de l’oposició i govern de la ciutat a realitzar aquesta consulta sobre la reforma del Port Vell, com un precedent de futures consultes sobre temes que afecten a drets socials (dret a la ciutat, la eduación, la sanitat…), així com del tipus de reformes i gestió que l’Autoritat Portuària fa dels terrenys del port-ciutat.

Resulta inadmissible que en uns terrenys recuperats per a la ciutat fa més de 20 anys, ara es vulgui elevar una tanca i crear un ressort de luxe tancat, i més sense que els veïns puguem decidir sobre això.

::::::::

La plataforma Defensem el Port Vell manifiesta su satisfacción al ver que la exRegidora de Ciutat Vella Itziar González se hace ecco en una entrevista que publica hoy El Pais de una exigencia que la plataforma lleva reivindicando desde los inicios de la protesta: el establecimiento y activación de mecanismos democráticos de participación respecto a la reforma del Port Vell.

Dada la opacidad que ha envuelto esta reforma desde sus inicios, la cual si no fuera por la denuncia vecinal, no hubiera salido a la luz pública, se considera necesario esclarecer a qué intereses responde esta reforma, y que los ciudadanos de Barcelona decidan si este es el tipo de proyecto que la Autoridad Portuaria debe impulsar en un momento de crisis como este en terrenos de puerto-ciudad.
La activación de mecanismos de participación como puede ser una consulta son en un momento de crisis y desafección política como el actual de relevancia para reestabler (la confianza en) la democracia. Desde la plataforma se considera necesario que se pregunte a los vecinos de Barcelona sobre la reforma, y se activen mecanismos de participación que vayan más allá de la formalidad de formular alegaciones, ya que en ninguna de las dos ocasiones en las que han presentado alegaciones al puerto sobre este proyecto se ha recibido respuesta.

Una consulta sobre la reforma del Port Vell debería llevarse a cabo con urgencia, ya que las obras del proyecto han comenzado, a pesar de no contar aun con la aprobación municipal (y lo hicieron previamente a la aprobación formal de la APB). Los argumentos “oficiales” se escudan en que se trata de obra de mantenimiento, mientras el mismo proyecto las incluye en las Fases 1 y 2. Al mismo tiempo, se trataría de un “mantenimiento” que permite la concesión que tiene Marina Port Vell SA del terreno, pero la concesión no ha sido otorgado en ninguna de las cinco ocasiones que se ha solicitado a la APB.

La plataforma insta a J. Portabella, resto de partidos de la oposición y gobierno de la ciudad a realizar esta consulta sobre la reforma del Port Vell, como un precedente de futuras consultas sobre temas que afectan a derechos sociales (derecho a la ciudad, la eduación, la sanidad…), así como de el tipo de reformas y gestión que la Autoridad Portuaria hace de los terrenos del puerto-ciudad.

Resulta inadmisible que en unos terrenos recuperados para la ciudad hace más de 20 años, ahora se quiera elevar una valla y crear un ressort de lujo cerrado, y más sin que los vecinos podamos decidir sobre ello.

La CE dice que ciudadanos deben ser escuchados sobre Port Vell de Barcelona

Noticia publicada en El diario Vasco
Bruselas, 13 ago (EFE).- La Comisión Europea recuerda que los ciudadanos deberán ser informados y su opinión escuchada sobre el proyecto Marina Port Vell de Barcelona, referente a la construcción de un puerto para embarcaciones de lujo de hasta 180 metros y contra el que se han manifestado algunas organizaciones de vecinos.
El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha recordado el derecho de los ciudadanos a dar su opinión y ser informados a raíz de una pregunta parlamentaria remitida por escrito por el eurodiputado de ICV Raul Romeva, en la que éste advierte que el proyecto “tendrá graves consecuencias para la zona”.
Según Romeva, “convertir Marina Port Vell en un embarcadero de superyates supone un grave impacto visual, ya que estos barcos tienen unas dimensiones muy grandes y no permitirán la visión a través del puerto”.
Potocnik, que ha dejado claro no tener todavía en sus manos la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona, sí ha querido señalar que por las características del proyecto es aplicable la Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental, con todas las salvaguardas que trae consigo.
Entre otras, la necesidad que se determinen y evalúen las consecuencias medioambientales de los proyectos antes de que la autoridad competente conceda la autorización correspondiente.
Asimismo, añadió el comisario, “los ciudadanos deben ser informados del contenido de la autorización y deben tomarse en consideración todas las consultas realizadas”.
Aunque el eurodiputado de ICV pedía en su pregunta al comisario a pronunciarse sobre si podía abrirse un procedimiento e infracción de la legislación de la UE sobre medio ambiente, Potocnik ha señalado que el Ayuntamiento de Barcelona “todavía no han adoptado una decisión final sobre este proyecto y, por consiguiente, la CE no observa ningún indicio de infracción.”

La CE dice que ciudadanos deben ser escuchados sobre Port Vell de Barcelona

Noticia publicada en comercio.es

Bruselas, 13 ago (EFE).- La Comisión Europea recuerda que los ciudadanos deberán ser informados y su opinión escuchada sobre el proyecto Marina Port Vell de Barcelona, referente a la construcción de un puerto para embarcaciones de lujo de hasta 180 metros y contra el que se han manifestado algunas organizaciones de vecinos.
El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha recordado el derecho de los ciudadanos a dar su opinión y ser informados a raíz de una pregunta parlamentaria remitida por escrito por el eurodiputado de ICV Raul Romeva, en la que éste advierte que el proyecto “tendrá graves consecuencias para la zona”.
Según Romeva, “convertir Marina Port Vell en un embarcadero de superyates supone un grave impacto visual, ya que estos barcos tienen unas dimensiones muy grandes y no permitirán la visión a través del puerto”.
Potocnik, que ha dejado claro no tener todavía en sus manos la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona, sí ha querido señalar que por las características del proyecto es aplicable la Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental, con todas las salvaguardas que trae consigo.
Entre otras, la necesidad que se determinen y evalúen las consecuencias medioambientales de los proyectos antes de que la autoridad competente conceda la autorización correspondiente.
Asimismo, añadió el comisario, “los ciudadanos deben ser informados del contenido de la autorización y deben tomarse en consideración todas las consultas realizadas”.
Aunque el eurodiputado de ICV pedía en su pregunta al comisario a pronunciarse sobre si podía abrirse un procedimiento e infracción de la legislación de la UE sobre medio ambiente, Potocnik ha señalado que el Ayuntamiento de Barcelona “todavía no han adoptado una decisión final sobre este proyecto y, por consiguiente, la CE no observa ningún indicio de infracción.” EFE

El passat 23 de maig vaig presentar una pregunta a la Comissió Europea relativa al projecte de Marina Port Vell de Barcelona:

Blog de Raül Romeva

Pregunta con solicitud de respuesta escrita a la Comisión
Artículo 117 del Reglamento
Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE)

 

Asunto: Puerto de superyates en Marina Port Vell

 

Existe un proyecto de reforma que pretende cambiar la concesión de dominio público de titularidad en Marina Port Vell, S.A.U en el Puerto de Barcelona. Es un proyecto de la Autoridad Portuaria de Barcelona y del ayuntamiento para construir un puerto privado de yates de lujo.

La Marina Port Vell está situada en el centro de la ciudad, entre el barrio de la Barceloneta y el Barrio Gótico de Barcelona, en un espacio muy sensible a los cambios por su integración dentro de la trama urbana de Ciutat Vella.

Este proyecto tendrá graves consecuencias para la zona. Convertir Marina Port Vell en un embarcadero de superyates supone un grave impacto visual, ya que estos barcos tienen unas dimensiones muy grandes y no permitirán la visión a través del puerto. A la vez, se propone la creación de edificios más altos y barreras de seguridad de 1,80 metros que también crearan grandes barreras visuales.

La conversión del puerto también impactará de forma negativa en el tejido urbano de la ciudad, rompiendo el modelo de diversidad social del barrio de la Barceloneta creando un puerto elitista y excluyente, contrario al modelo del puerto ciudadano necesario para Barcelona. El proyecto también generará graves problemas ambientales ya que los superyates consumen mucha más energía y generalmente usan combustibles fósiles que producirán un gran aumento de la contaminación atmosférica. El proyecto también significará un aumento del uso del vehículo privado en la zona.

Considerando la Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental (85/337/EEC):

¿Tiene la Comisión constancia de esta propuesta del Ayuntamiento de Barcelona?¿Piensa la Comisión emprender alguna acción contra el tema

Fa una setmana vaig rebre formalment la resposta (tot i que està datada el 17 de juliol):

Respuesta del Sr. Potočnik en nombre de la Comisión

 

La Comisión no tiene conocimiento de la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona relativa al proyecto de construcción de un puerto privado de yates de lujo reconvirtiendo las instalaciones de Marina Port Vell.

Debe observarse que, dependiendo de las características del proyecto, las disposiciones de la Directiva 2011/92/UE(1) (conocida como la Directiva sobre la evaluación de impacto ambiental, o Directiva EIA) podrían ser aplicables al presente caso. Los puertos de recreo están cubiertos por el punto 12, letra b), del anexo II de la Directiva EIA.

El procedimiento de EIA garantiza que se determinen y evalúen las consecuencias medioambientales de los proyectos antes de que la autoridad competente conceda la autorización correspondiente. Los ciudadanos pueden dar su opinión y deben tomarse en consideración todas las consultas realizadas. También debe informarse a los ciudadanos del contenido de la autorización.

Las autoridades competentes españolas todavía no han adoptado una decisión final sobre este proyecto. Por consiguiente, la Comisión no observa ningún indicio de infracción de la legislación de la UE sobre medio ambiente y, por el momento, no se puede tomar ninguna medida.

 

(1)DO L 26 de 28.1.2012, pp. 1-16 (versión codificada de la Directiva 85/337/CEE, relativa a la evaluación de las repercusiones de determinados proyectos públicos y privados sobre el medio ambiente, modificada).

De seguida que en vàrem tenir noticia la vàrem difondre. Aquesta és la nota que en va fer EFE:

La CE dice que ciudadanos deben ser escuchados sobre Port Vell de Barcelona

Noticias EFE

Bruselas, 13 ago (EFE).- La Comisión Europea recuerda que los ciudadanos deberán ser informados y su opinión escuchada sobre el proyecto Marina Port Vell de Barcelona, referente a la construcción de un puerto para embarcaciones de lujo de hasta 180 metros y contra el que se han manifestado algunas organizaciones de vecinos.

El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha recordado el derecho de los ciudadanos a dar su opinión y ser informados a raíz de una pregunta parlamentaria remitida por escrito por el eurodiputado de ICV Raul Romeva, en la que éste advierte que el proyecto “tendrá graves consecuencias para la zona”.

Según Romeva, “convertir Marina Port Vell en un embarcadero de superyates supone un grave impacto visual, ya que estos barcos tienen unas dimensiones muy grandes y no permitirán la visión a través del puerto”.

Potocnik, que ha dejado claro no tener todavía en sus manos la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona, sí ha querido señalar que por las características del proyecto es aplicable la Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental, con todas las salvaguardas que trae consigo.

Entre otras, la necesidad que se determinen y evalúen las consecuencias medioambientales de los proyectos antes de que la autoridad competente conceda la autorización correspondiente.

Asimismo, añadió el comisario, “los ciudadanos deben ser informados del contenido de la autorización y deben tomarse en consideración todas las consultas realizadas”.

Aunque el eurodiputado de ICV pedía en su pregunta al comisario a pronunciarse sobre si podía abrirse un procedimiento e infracción de la legislación de la UE sobre medio ambiente, Potocnik ha señalado que el Ayuntamiento de Barcelona “todavía no han adoptado una decisión final sobre este proyecto y, por consiguiente, la CE no observa ningún indicio de infracción.” EFE

Foto: Vistes de la marina Port Vell, que acollirà grans iots i passarà a estar blindada, en una imatge d’arxiu. Font:JOSEP LOSADA /Arxiu ElPuntAvui.