Tagged: Antoni Vives

Antoni Vives i Alberto Fernández Díaz: un pacte pel Pla Especial del Port Vell d’esquenes a les demandes de la ciutadania de Barcelona

Antoni Vives i Alberto Fernández Díaz volen aprovar el Pla Especial del Port Vell aquest dijous en contra de les demandes de la ciutadania de Barcelona.

Des de la Plataforma Defensem el Port Vell denunciem l’aliança del govern de CiU amb el PP quan es tracta de vendre’s la ciutat a grans empreses, com ara Salamanca Group (promotora del projecte) i respondre als interessos de l’Autoritat Portuària de Barcelona, a dia d’avui, l’administració pública amb més escàndols de corrupció vinculats a l’economia criminal de Catalunya.

El Pla Especial del Port Vell dóna pas a la reforma del Port Vell, el projecte urbanístic més polèmic de la legislatura. Amb el “sí” al Pla Especial, Antoni Vives i el govern de CiU mostren la voluntat de governar d’esquenes a les necessitats de la ciutat, al respecte pel patrimoni marítim i de cara a unes inversions que només beneficiaran a uns pocs grups empresarials.  El Pla Especial del Port Vell no està justificat per cap interès general, i no obstant, dona pas fer d’ús exclusiu i excloent a un dels espais emblemàtics de la cultura marítima de Barcelona.

L’oposició a la reforma del Port Vell, al tancament d’aquest espai per convertir-lo en una marina de megaiots al costat d’un dels barris amb un índex de pobresa més alt de la ciutat, ha obert el debat ciutadà sobre quin model de port ciutat volem, qui ha de gestionar-lo i per a qui s’ha de transformar. I ha demostrat que l’interés de qui està al càrrec d’hàbitat urbà dista molt de fer la ciutat més habitable pels seus veïns, i sí acomodar-la pels seus inquilins de luxe. Sense la protesta veïnal, el projecte final encara comptaria amb el restaurant de luxe de 600m2 que contemplava la primera versió; ha sigut també la crítica ciutadana la que ha portat als partits a negociar una rebaixa del tamany de la tanca, així com la seva substitució en alguns espais. El PP s’ha vist forçat a introduir uns canvis en el projecte per tal de rebaixar l’impacte visual, una de les demandes veïnals des del començament de la protesta; però no la més substancial. El que queda per aclarir és el motiu pel qual ha renunciat a plantejar una consulta ciutadana envers el projecte, tal i com proposava a les seves al·legacions. Està per decidir què passarà amb la tanca projectada pel Moll d’Espanya, la qual no té cap tipus de justificació en el projecte actual.

Tots dos partits que aproven el projecte el proper dijous coneixen el debat ciutadà, i en concret amb el Regidor d’Hàbitat Urbà se li va explicar a la reunió mantinguda el 5 de desembre. Tot i això han optat per sumar-se a l’aposta rentabilista de l’APB. A l’aposta per fer que el territori es converteixi en un bé de mercaderia del que uns pocs en poden traure profit. A una aposta assumida pel mateix Regidor d’Hàbitat urbà de transformar el front marítim d’esquenes a la ciutat i de cara al mercat del luxe. Un altre exemple d’aquesta aposta és la posada en venda de l’edifici de la Facultat de Naútica i l’inactivitat del govern de la ciutat front la possibilitat de perdre un dels seus actius e la cultura marítima de Barcelona amb més història, 244 anys.

Però el debat ciutadà no s’atura, i els habitants de Barcelona estem disposats a reconquerir el port ciutadà. Per això aquest dissabte 26 donen començament unes jornades i un workshop que s’allargaran durant tota la setmana organitzades per IntrascapeLab (UPC).

Així mateix, dijous 24 a les 11 a la mateixa Facultat de Naútica es realitzarà una roda de premsa per exposar els motius pels quals la reforma no ha de aprovar-se i com ha d’encarar-se el futur dels ports de Barcelona, amb Itziar González,  Javier Moreno (marino mercante i historiador), Francesc Magrinyà (ingenyer de ports i camins de la UPC), membre de la Plataforma Defensem el Port Vell, a la que estan convidats tots els partits polítics.

dizTrias

Anuncis

La aprobación de la marina de lujo entra en su cuenta atrás

Artículo publicado en el diario El Pais (en pdf aquí)

CiU intenta convencer al PP para que el proyecto se apruebe este año

Protesta contra la construcción de la marina de lujo en el Port Vell. / CARLES RIBAS

Las conversaciones entre CiU y PP pueden estar rotas en lo que a los Presupuestos de Barcelona respecta. Pero hay un tema que los sienta a la mesa: el plan urbanístico que convertirá a la marina del Port Vell en un espacio orientado a megayates. Hoy el Gobierno local, muy especialmente el tercer teniente de alcalde Antoni Vives, intentará convencer al grupo liderado por Alberto Fernández Díaz de que el plan urbanístico especial se apruebe definitivamente en la Comisión de Hábitat Urbá de este miércoles y evitar aplazarlo hasta enero.

En los últimos meses los populares se han mostrado especialmente duros con la gestión del alcalde Xavier Trias, pero no pueden traicionar su ADN y esquivar las presiones empresariales que reciben. Barcelona también quiere evitar una aprobación del plan por silencio administrativo. La iniciativa privada del grupo inglés Salamanca enfrenta a los vecinos con CiU y el Puerto de Barcelona. Estas son las claves para entender el polémico proyecto y que muchos ven como el paradigma en el cambio de modelo de ciudad.

La valla indeseada. Los opositores aseguran que la marina de lujo implica una privatización del espacio público. La realidad es que desde 1992 la zona ya está bajo una concesión, pero ahora se extiendería a los muelles d’Espanya y dels Pescadors.

Trias quiere evitar que la reforma avance por silencio administrativo

Inicialmente, la empresa Marina Port Vell era propiedad de Global Vía (conformada por FCC y Caja Madrid), Nyesa Valores Corporación y el Puerto. Tenía los derechos de explotación hasta 2021. En julio de 2010, la empresa y su concesión pasaron a manos de Salamanca Capital, en una operación de 30 millones de euros. La idea de los nuevos propietarios es convertir la marina en una de las más lujosas del Mediterráneo, con sitio para 167 embarcaciones de gran y mediana eslora —más de 24 metros— y con servicios especiales como un spapara los tripulantes. Puertos del Estado ya amplió la concesión hasta 2036, por considerar “excepcional” la inversión de 26 millones de euros que promete Salamanca.

La propuesta inicial era mucho más ambiciosa que la que se debatirá. Del proyecto cayeron, debido a las alegaciones de vecinos y partidos, una gran muro de vidrio o un restaurante de cinco estrellas. La Plataforma en Defensa del Port Vell, que agrupa a los opositores, alega que la iniciativa implicará instalar una valla en el Moll d’Espanya, similar a la que ahora hay en el paseo Joan de Borbó, lo que privatiza un espacio de paseo. Los grandes yates y los edificios además limitarían la visión de la lámina de agua.

En el momento del traspaso de la concesión, el actual edil del PSC Jordi Wiliam Carnes formaba parte del Consejo de Administración del Puerto, presidido entonces por Jordi Valls. Allí también tenía asiento el alcalde del Prat de Llobregat (ICV-EUiA), Lluís Tejedor, quien todavía participa. Ambos partidos han sido críticos con el proyecto.

Impacto económico. El Consistorio insiste en las ventajas económicas para la ciudad. Solo hay 3.064 embarcaciones que superen los 24 metros de eslora en el mundo. Ese es el selecto grupo al que la marina busca atraer, según una memoria económica encargada por los promotores. La idea es que estos barcos utilicen servicios de reparación como los que ofrece la empresa Marina92, que junto con el puerto deportivo y otras organizaciones conforman el cluster náutico. Se calcula que la actividad de la marina le inyectarían a la ciudad 100 millones de euros anuales. Este mismo informe dice que los barcos de gran eslora tienen una media de 25 tripulantes, que ganan 4.000 euros al mes de promedio.

Los vecinos no se lo creen. Temen que la marina termine por encarecer los alquileres en la Barceloneta y el desplazamiento del comercio tradicional. Ponen como ejemplo el caso del hotel W, que se vendió como una gran oportunidad. El hotel insiste en que 130 de sus empleados viven en código postal 08003, el de la Barceloneta y barrios adyacentes. Este distrito postal también alberga al Born, donde sí viven muchos de los trabajadores del hotel.

Las formas. La manera como el Ayuntamiento, el Puerto y el propio inversor han actuado este año han levantado ampollas en los vecinos y la oposición. En primer lugar, el proyecto fue presentado en público en la feria de yates de Mónaco en 2010, antes que en Barcelona. Martín Bellamy, director general de Salamanca, lo daba por hecho. En septiembre de este año, el mismo Vives fue al Principado monegasco y se refirió a Barcelona como “un sitio en el que se pueda juntar la riqueza de la cultura y la cultura de la riqueza”. Además dijo que las obras ya se estaban haciendo, algo que aquí se niega. A pesar de que han habido tres periodos de exposición pública —uno de ellos instado por Iniciativa— los vecinos aseguran que no han podido acceder a ciertos documentos. El PP salvó a CiU de tener que hacer una consulta ciudadana.

Modelo de ciudad. Hábitat Urbá tiene un mantra que resume el modelo de ciudad que propone CiU: Barrios productivos a velocidad humana dentro de una ciudad hiperconectada y con cero emisiones contaminantes. “El principal problema de esta teoría es su incapacidad de encajar prácticas en las que se está volcando el Ayuntamiento”, opina el arquitecto y columnista David Bravo. “¿Cómo pueden hacerse barrios productivos a base de megayates?, ¿Cómo se consiguen esas cero emisiones abriendo puertas a grandes barcos? ¿Cómo se habla de hiperconexión cuando se incumplen los principios más básicos de transparencia en la información pública?”.

¿Interés público o privado?

La oposición a la reforma del Port Vell es una apuesta por un puerto ciudadano. El carácter portuario constituye un elemento básico del código genético de Barcelona. Tras las experiencias a lo largo de casi 25 años de gestión del Port Vell por parte de la Autoridad Portuaria —World Trade Center, Hotel W, por ejemplo—, ha llegado la hora de devolver a la ciudad lo que ella misma ha creado con sus impuestos y su trabajo a lo largo de los siglos: el puerto viejo. La defensa del puerto ciudadano significa democratizar su gestión y buscar el punto de equilibrio entre el disfrute y usos ciudadanos —ahora seriamente amenazados— y la rentabilidad económica.

El de los megayates es un fenómeno reciente que plantea una nueva problemática a las infraestructuras portuarias. La solución no puede abordarse desde la óptica tradicional de las “marinas deportivas”, sino desde el punto de vista de las embarcaciones mercantes tradicionales, a las que grandes yates se asemejan por sus dimensiones y necesidades logísticas. No se trata de estos barcos atraquen en sitios remotos, pero tampoco permitir que se apropien en exclusiva del corazón de la ciudad. Hoy en día ya atracan megayates en el Port Vell, hecho que hace incomprensible que ahora se plantee construir una valla en el Moll d’Espanya para salvaguardar la privacidad y seguridad de sus tripulantes. Una barrera que privatizará un espacio que es de dominio público.

El seguro aumento del precio de la vivienda y la erosión del comercio de barrio abre el interrogante de a quién beneficia la marina de lujo. A ello se suma la opacidad y falta de acceso a la información pública que ha acompañado el proceso. Todo ello hace necesaria una reflexión y cambio de rumbo a la hora de intervenir sobre el puerto-ciudad, recuperando para los barceloneses un espacio que es parte de su esencia y que puede determinar su futuro. Aquí nos jugamos una disyuntiva sobre la ciudad: interés privado o interés público.

Defensem el Port Vell es una plataforma ciudadana que aglutina vecinos y entidades

Crear riqueza y trabajo

El Gobierno de la ciudad de Barcelona tiene dos grandes prioridades: incentivar la actividad económica y garantizar la calidad de la vida de sus vecinos. Dicho sin rodeos: crear puestos de trabajo y riqueza para el bienestar de nuestros ciudadanos. Y estos objetivos son posibles gracias a inversiones como las que nos plantea la renovación de la marina del Port Vell y la posibilidad estratégica que se nos abre como ciudad de consolidar un clúster náutico en el Puerto de Barcelona.

Creemos, sin duda, que el clúster náutico es un gran proyecto industrial vinculado al mar que abre nuevas oportunidades de negocio para las empresas del sector, crea puestos de trabajo en la Barceloneta, genera residentes locales, dinamiza el comercio y los servicios de la zona, fomenta la mixticidad de usos y parar la presión turística que vive el barrio introduciendo una nueva actividad económica.

Para esta apuesta estratégica es clave la formación y el compromiso de transformar el Consorcio el Far es una escuela de formación profesional adaptada a las necesidades actuales del Puerto, que ligue con la oferta formativa reglada que se ofrece en los centros del barrio.

También es fundamental garantizar que no se pierda la calidad del espacio público existente. El Ayuntamiento será el garante de que la transformación del Port Vell preserve nuestro paisaje y entorno urbanístico y sea un paso más en la apertura de la ciudad al mar iniciada con el Puerto Olímpico, el Maremàgnum, el World Trade Center o más recientemente con la Nueva Bocana donde se ubica el hotel W.

Somos una ciudad atractiva y el Gobierno ha aprovechado para aprovechar las oportunidades que eso comporta. Es nuestra responsabilidad, convertir estas oportunidades en bienestar y riqueza para el territorio y, sobre todo, para la gente.

Antoni Vives, tercer teniente de alcalde de Barcelona.

Reunión con el Regidor de Hàbitat urbà y miembro del Consejo de administración del Puerto, A. Vives

Mañana, 5 de diciembre, 10 meses después de la primera solicitud de reunión al Regidor d’Hàbitat Urbà y miembro del Consell d’administració del Port, Antoni Vives, la Plataforma Defensem el Port vell se reunirá para exponerle tanto los motivos de oposicón al proyecto, como las alternativas necesarias.

La Plataforma Defensem el Port Vell considera que ha expuesto públicament los motivos de oposión a la reforma del Port Vell:
– La construcción de barreras y consecuente privatización del Moll d’Espanya, con la cual parte de la marina del Port Vell se declararía zona de alta seguridad y supondría la construcción de un muro visual que anularía el horizonte de La Barceloneta y el Gòtic llevant.

– El incremento directo e indirecto de los precios de la vivienda y la erosión del comercio tradicional de los barrios conlindantes
– La ausencia, ya no de participación en el proyecto, sino de los mínimos democráticos que marca la ley y la normativa municipal, así como la carta por el derecho a la ciudad a la que Barcelona está adscrita,
– La defenestración de la maritimidad de Barcelona que supone la creación de un resort cerrado a yates de lujo en el corazón del puerto ciudadano de Barcelona

El proyecto ha despertado preocupación ente diferentes sectores de la sociedad civil barcelonesa, y apunta a déficits democráticos y de planeamiento que van más allá de la reforma del Port Vell. Por eso, la Plataforma Defensem el Port Vell expondrá mañana a Antoni Vives las líneas que considera necesarias para poder abordar una reforma del puerto ciudadano.
 
Barcelona cuenta ahora mismo con seis marinas deportivas (Reial Club Maritim 241 amarres; Reial Club Nàutic,  200 amarres; Marina Port Vell, 400 amarres; Nova Bocana, 100 amarres  y 200 en Marina seca; Port Olimpic  740 amarres; y Port Fòrum, 201 amarres), previa a cualquier reforma resulta necesario elaborar un plan de ordenación de las marinas deportivas. Este plan de ordenación ha de responder al criterio de la generación de un puerto ciudadano, por lo que el requisito propuesto por la Plataforma Defensem el Port Vell es el de “menos eslora, más cerca del centro de la ciudad”.

Este plan de ordenación de marinas deportivas ha de elaborarse paralelamente a una actuación necesaria para aumentar los ingresos públicos (y no privados, tal y como ocurre ahora), la cual ha de centrarse en la recuperación por parte del ayuntamiento de Barcelona y de la ciudad de la gestión del puerto ciudadano. Actualmente, el puerto-ciudad es gestionado por la Autoritat Portuaria de Barcelona, administración que no responde a ningún tipo de control democrático y que desconoce las necesidades de la ciudad de Barcelona en lo referente a transformaciones y reformas urbanísticas.
La voluntad de la Plataforma Defensem el Port Vell en la reunión con el Regidor d’Hàbitat Urbà es de diálogo acerca de las actuaciones necesarias previas a cualquier reforma que se pueda impulsar por agente privados y públicos en el ámbito del puerto ciudadano en base a criterios de maritimidad, sociales, económicos, naúticos y democráticos.

En este sentido, la aprobación en el consell d’administració del Port  el pasado miércoles de la prolongación del tiempo de concesión del Port Vell a Salamanca Group vuelve  a poner de relieve la falta de mecanismos democráticos en los procesos impulsados por la APB. Esta aprobación se da nueve meses después de que se hayan iniciado las obras de reforma, y sin que se haya aprobado en el ayuntamiento el Pla Especial del Port Vell, sin el cual el proyecto no puede acabarse. 

 
La moratoria de las obras soliticada por la Plataforma Defensem el Port Vell hace un mes responde a la necesidad de elaborar este plan de ordenación de las marinas deportivas, así como a exigencias democráticas; ya que la reforma se está ejecutando por la vía de los hechos, previa a la aprobación del Pla especial en el ayuntamiento de Barcelona. Tema que también se comentará al Regidor d’Hàbitat Urbà. 
 

Moratòria de les obres del Port Vell: una exigència de mínims en un estat democràtic.

La Plataforma Defensem el Port Vell ha presentat una demanda de moratòria de les obres que s’estan duent a terme al Port Vell. La petició ha estat presentada tant a l’Ajuntament de Barcelona, com a l’Autoritat Portuària de Barcelona; les dues administracions implicades en l’execució d’un projecte que encara no ha estat aprovat al Ple de l’Ajuntament de Barcelona.

El procés relacionat amb la reforma del Port Vell ha suposat una vulneració sistemàtica del dret d’accés a la informació (art. 20 de la CE, i 105. b., dret dels ciutadans d’accedir a registres i arxius, així con l’art.10.2).

L’execució de la reforma per la via dels fets posa en perill els principis bàsics de la democràcia en una ciutat com Barcelona. L’empresa Marina Port Vell, propietat de Salamanca Group, amb el vist-i-plau de l’APB va començar a tirar endavant les obres al febrer (el primer esborrany del projecte es publica al BOE el 25 de febrer) al·legant que la concessió que té Marina Port Vell per explotar aquests terrenys permet la realització d’aquest tipus d’obres. L’accés a aquesta concessió ha estat demanat reiterades ocasions per la Plataforma Defensem Port Vell (la primera el 3 de març) i a dia d’avui encara no s’ha obtingut resposta.

La següent fase, segons el projecte de l’APB del 12 de juny, és la que correspon a la Fase 3. La Fase 3 implica, entre altres, la construcció de les plataformes sobre el mar. Aquesta construcció però correspon al Pla Especial del Port Vell que ha de passar pel ple de l’ajuntament de Barcelona, cosa que encara no s’ha produït. Considerem inadmissible que la reforma del Port Vell s’executi per la via dels fets i no per un procediment democràtic. Aquest procés a més ha comptat amb una manca absoluta de participació ciutadana, en què el màxim que s’ha fet és donar informació parcial i segmentada a diferents entitats per separat i a porta tancada.

El procés compta amb vicis jurídics que fan perillar no només les bases democràtiques, sinó que a més evidencia una línia d’actuació orientada a beneficiar mercats de luxe i circuits excloents.

La preocupant participació del regidor d’Hàbitat urbà en el Mónaco Yacht Show i el volum de projectes que han sortit a la llum (el projecte de Nova Bocana, l’Hermitage, la reforma del Moll dels Pescadors…) pel port ciutadà requereix aturar les obres i tornar a posar al capdavant de les propostes els principis democràtics, la salvaguarda de l’espai públic i els drets socials dels veïns de Barcelona a l’hora de transformar el territori.

Per tot això considerem urgent una moratòria de les obres de la Marina del Port Vell, com a mínim, fins que hagi passat pel ple de l’Ajuntament de Barcelona.

Convidem a totes les persones, entitats, col·lectius a presentar la moratòria, es pot descarregar d’aquí.
(si la voleu en format rtf, només ens heu d’escriure un mail defensemportvell@gmail.com)

Demanda de moratòria d’obres per l’ajuntament de Barcelona

Demanda de moratòria d’obres a l’APB

També s’ha presentat resposta a la resposta de l’APB a les al·legacions presentades al juny. I al·legacions al tràmit d’audiència per l’ampliació de la concessió a Marina Port Vell.

Antoni Vives: el nuevo comercial de Salamanca Group

Aquí una traducción provisional de lo que se dice en el video, las negritas son nuestras:

  • Norma Trease:
    Tenemos algunas novedades muy interesantes que contaros sobre una nueva iniciativa que estamos lanzando en Barcelona. Novedades referentes al clúster naútico de excelencia de Barcelona, el cual incluye a nuestros vecinos, de Marina Port Vell, el astillero de lujo Marina 92, el Barcelona world Race y la Autoridad Portuaria de Barcelona. Estamos muy contentos de compartir estas noticias con vosotros.
  • Antoni Vives(Regidor de Hàbitat Urbà, Ayto. de Barcelona):Os voy a contar una historia, hace un par de meses cerramos un acuerdo con una compañía relacionada con el negocio de las smartcities muy importante en el mundo entero. Todo el mundo sabe algo sobre smartcities. Si preguntas qué es una smartcity, todo el mundo es capaz de responder. Y un “tío” de una de esas grandes compañías, un tío americano, nos preguntó “¿Por qué debería cerrar el acuerdo con vosotros?” – Estábamos a punto de cerrar el acuerdo- y yo le dije “bueno, tú puedes ser una empresa muy inteligente (smart), pero qué demonios, nosotros somos LA ciudad”. Y firmó, claro.Lo que os estamos ofreciendo hoy es LA ciudad. No hay ninguna ciudad como Barcelona en el mundo entero que pueda desarrollar este tipo de negocios. Alguien podría estar pensando que soy un poco … no sé la palabra en inglés, en español es “chulo”. Pero os puedo asegurar que, podemos apostar lo que queráis a que si buscáis un sitio en el que se pueda juntar la riqueza de la cultura y la cultura de la riqueza, os va a resultar harto difícil. Y si queréis juntar el concepto de un puerto moderno con la ciudad, y el concepto de un puerto en la ciudad, en el corazón de la ciudad, no al lado, no cerca, no a unos kilómetros de la ciudad; sino de poner un puerto en el puro corazón de la ciudad, como dije antes, a cinco minutos caminando del Museo Picaso, cinco minutos caminando del centro de negocios de la ciudad, dos minutos a pie del gobierno de la ciudad, a dos minutos a pie de mi oficina en el Ayuntamiento: el único sitio donde podéis tenerlo en Barcelona.

    Hay otra cosa muy importante, no estamos hablando de algo que tiene que crearse, no os estamos hablando de algo que vayamos a generar. Ya se dijo antes, somos gente seria, los catalanes somos gente seria; a pesar de las noticias que os puedan estar llegando. Y cuando nosotros hablamos de cosas, hablamos de cosas que ya están en el lugar, ese el motivo por el que tenemos a bancos poniendo dinero en una ciudad como la nuestra. El clúster es real porque MB92 existe, el clúster es real porque el puerto existe, el clúster es real porque Marina Port Vell existe, y es real porque somos la sede del World Race. Alguien que ahora mismo se está convirtiendo en un amigo mío, Martin Bellamy, siempre me dice “si podemos ser lo mejores, tenemos que ser los mejores”. Y solo con que vosotros entendáis que nosotros vamos a convertirnos en el mejor puerto del mundo, entiendiendo eso podréis entender que esta se convierte en una gran oportunidad para vosotros. Barcelona está abierta para el negocio, es una ciudad própera. El mundo se puede estar cayendo abajo pero nosotros nos mantenemos sobre nuestros pies, somos una ciudad muy própera en lo que se refiere a la situación financiera, somos una ciudad muy própera en términos de inversiones que se están realizando en la ciudad. Esta es la verdad.

    Muchos de vosotros podéis conocer Barcelona, pero nuestras figuras están ahí y nos encantaría que nos acompañarais en esta maravillosa aventura que es el clúster naútico de Barcelona. Las últimas palabras que quiero decir son sobre el puerto, no olvidéis que el puerto de Barcelona es uno de los mayores puertos de Europa, tal vez hoy en día el puerto más próspero en el mar Mediterráneo. Y nosotros estamos en disposición de combinar dos tipos de negocios diferentes en nuestro puerto, uno relacionado con los buques de carga, esos grandes barcos que cogen [sic.] mercancías arriba y abajo alrededor del mundo, de hecho, nos estamos convirtiendo en la puerta de Asia en Europa, y nos vamos a convertir, seguro, en la principal puerta de Asia en cualquier realidad portuaria de Europa, podéis estar seguros. Pero la otra cosa que podemos hacer, como puede hacer cualquiera, es que gracias a ser el mayor puerto de Europa (en la Europa meditarránea) estamos en disposición de amarrar barcos como el que tenéis aquí, estos barcos que tienen su sitio en un puerto, en un puerto maravilloso como el que tenemos detrás nuestro, tendrán su sitio en Barcelona. Es por esto, por todos estos motivos por los que os invito a que vengáis y veáis. Somos muy majos y simpáticos, y nos encantará daros una vuelta por el lugar y mostraros cómo mis palabras no eran solo discurso, sino la mayor oportunidad que puede que se os presente en un corto plazo. Gracias, muchas, muchas gracias por acompañarnos hoy y ahora estamos abiertos a las preguntas que tengáis.

  • Peter Franklin:Hola, soy Peter Franklin, editor de la revista Superyachts … Norma me conoce muy bien y seguramente ella podrá responder a la pregunta que voy a hacer, relacionada con los tempos. Lo que a mí me pregunta todo el mundo aquí y allá es cuándo vamos a ver la maravillosa nueva marina inaugurada. Naturalmente, el clúster es una parte importante de ello; pero queremos saber cómo progresa el nuevo puerto.
  • Antoni Vives:Si vienes a Barcelona vas a ver que las obras avanzan a buen ritmo, así que junto con nuestros amigos de Marina Port Vell y el ayuntamiento de Barcelona, y todos nosotros, estamos empujándolo para que el próximo veranos veáis la realidad de ese nuevo puerto.